Odisea, canto vigesimocuarto: Las paces

Hermes guía las almas de los pretendientes hasta la pradera de asfódelos, donde se encuentran con Aquiles, Patroclo, Ayante y Antíloco; también se une al grupo Agamenón, que narra los días posteriores a la muerte de Aquiles. Anfimedonte, hijo de Menelao, le cuenta a su tío tanto la treta del lienzo como la matanza perpetrada por Ulises.
Por su parte, Ulises y los suyos llegan a la casa de Laertes. El héroe se presenta a su padre y disfrutan de un pequeño banquete.
Mientras tanto, los de la ciudad han ido recuperando los cadáveres de sus familiares, y se agrupan en el ágora. Eupites, padre de Antínoo convence a algunos para acudir contra Ulises a cobrarse venganza.
Atenea consulta la voluntad de Zeus, y éste ordena que haya paz.
Encuentran Eupites y los suyos a Ulises, pero la gente de éste sale armada. Laertes lanza su arma, matando a Eupites, y tanto Ulises como Telémaco se lanzan al ataque. Pero Atenea frena la lucha, permite que huyan los de la ciudad y obliga a que haya paz entre las partes.
Y así termina la Odisea.

10 comentarios:

  1. Muy Bueno Muchas Gracias me Ayudo muchisimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al contrario: gracias por leerlo y utilizarlo. Es una alegría saber que este lugar es, tal y como se pretendía, útil para algunas personas.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Efectivamente, amiga, este es el canto vigésimo cuarto. Un saludo.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias a ti por leernos. Un saludo, amigo.

      Eliminar
  4. Muchas Gracias, Me Ayudo Mucho Su Pagina,Buenos Resúmenes :)

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, me ayudaste demasiado con este resumen, seguro paso mi examen de literatura con esto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al contrario: gracias a ti por visitarnos. ¡Suerte con ese examen!

      Eliminar