Odisea, canto decimoctavo: Pugilato de Ulises con Iro

Llega al banquete un mendigo (éste de verdad) que pretende echar a Ulises de allí. Su nombre es Arneo, aunque le llaman Iro, y es un bebedor sinvergüenza. Increpando al héroe, logra enfadarle, y Antínoo, para hacer la gracia, consigue organizar una lucha entre ambos. Aunque de aspecto envejecido, Ulises es muy superior a su contrario, y lo derriba de un sólo golpe.
-Quédate ahí sentado para ahuyentar a los puercos y los canes; y no quieras, siendo tan ruin, ser el señor de los huéspedes y de los pobres, no sea que te atraigas un daño aún peor que el de ahora.
Penélope se muestra a los pretendientes una vez más, y aunque veladamente los increpa por consumir la hacienda del desaparecido Ulises, éstos no captan la sutileza y le entregan algunos regalos.
Eurímaco sigue molestando al "mendigo". Al contestarle éste de malas maneras, el pretendiente le lanza el escabel, acertando a uno de los coperos en la mano. Telémaco, contrario al alboroto que montan el resto, pide que cada uno se marcha a su casa, y así lo hacen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada