Ilíada, canto vigésimo: Combate de los dioses

Zeus ordena a Temis que reúna a los dioses para una asamblea en el Olimpo. Les encomienda que, mientras él observa el combate, ellos auxilien de la manera en que lo crean conveniente. Así lo hacen los dioses, promoviendo entre los ejércitos una terrible batalla.
Aquiles desea enfrentarse a Héctor, pero Apolo enardece los ánimos de Eneas y lo incita contra él.
Todo el campo, lleno de hombres y de caballos, resplandecía con el lucir del bronce, y la tierra retumbaba debajo de los pies de los guerreros que a luchar salían.
Se encuentran finalmente Eneas y Aquiles. Éste trata de hacer retroceder a su rival, recordándole que ya una vez, hace tiempo, le hizo huir, y que cuando tomó la ciudad de Lirneso a Eneas le salvaron las deidades. Eneas recuerda su linaje, desde Dárdano, hijo de Zeus, pasando por Erictonio y Tros, criadores de caballos, hasta llegar a su abuelo Asáraco y su padre Anquises (primo de Príamo). A continuación, denunciando la inutilidad de injuriarse con las palabras, lanza su arma contra Aquiles, que es detenida por el escudo. Aquiles ataca también, con parecido resultado, y luego avanza espada en mano. Eneas le espera, a punto de lanzar una enorme piedra, pero Poseidón (a pesar de estar del bando aqueo) se compadece de él.
Ya el Cronión aborrece a los descendientes de Príamo; pero el fuerte Eneas reinará sobre los troyanos y luego los hijos de sus hijos que sucesivamente nazcan.
Poseidón nubla la visión de Aquiles, arranca la lanza del escudo de Eneas y lo transporta por los aires hasta el lado contrario de la batalla.
Apolo ordena a Héctor mezclarse entre sus guerreros, para que Aquiles no le hiera desde lejos. Éste elimina a cuatro guerreros, siendo el último Polidoro, el menor de los hermanos de Héctor. Entonces, el líder troyano se adelanta hacia Aquiles, que dice:
-Cerca está el hombre que ha inferido a mi corazón la más grave herida, el que mató a mi compañero amado. Ya no huiremos asustados, el uno del otro, por los senderos del combate. (...) ¡Acércate para que más pronto llegue de tu perdición el término!
Héctor lanza su arma, que es desviada por Atenea. Aquiles ataca entonces por tres veces, pero en cada ocasión su objetivo es ocultado por la niebla de Apolo. Aquiles mata luego a otra decena de troyanos.
Las descripciones de este canto han sido cada vez más sangrientas, reflejo de la cólera descargada de Aquiles:
Posteriormente atravesó con la broncínea lanza el brazo de Deucalión, en el sitio donde se juntan los tendones del codo; y el teucro esperóle con la mano entorpecida y viendo que la muerte se le acercaba; Aquiles le cercenó de un tajo la cabeza, que, con el casco, arrojó a lo lejos; la médula salió de las vértebras y el guerrero quedó tendido en el suelo.

6 comentarios:

  1. el combate de los dioses es muy interesante habla sobre cosas sorprendentes que sucedieron.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así al menos lo entendieron los griegos del Período Clásico. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. Por que atenea ayuda a aquiles y no a Héctor en el combate?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar, cada una de las deidades defiende a los héroes cuyas ciudades las adoran. Así pues, en el Olimpo se han establecido dos bandos, unos a favor de los troyanos y otro de los aqueos.
      Pero además, en cantos anteriores la madre de Aquiles ha solicitado ayuda a Zeus, y este ha encomendado a Atenea la tarea.
      Desde un punto de vista externo a la obra, Atenea no es aquí la diosa de la sabiduría adorada en Atenas, sino la deidad guerrera de los aqueos. Así, es lógico que apoye al guerrero más poderoso.

      Eliminar
  3. Cuales son los prejuicios contra las mujeres

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Se refiere a los que aparecen en este canto? Tal vez sea la situación que se da entre Apolo y Atenea (no lo recuerdo; tendría que revisar el texto). Pero no es, en absoluto, de las peores situaciones.
      Aunque a lo mejor se refiere al total de la obra...
      Si me da más información tal vez podría ayudarle.

      Eliminar