Proemios arcaicos

Los llamados Himnos homéricos son poemas épico-mitológicos cortos (algunos de sólo tres o cuatro líneas; otros excediendo las quinientas), de los que se conservan 33 piezas en desigual estado de transmisión. Junto a la Batracomiomaquia y a los Epigramas fueron atribuidos falsamente a Homero.
Los himnos (nombre poco apropiado) o proemios son ciertos cantos creados como invocación a los dioses por los aedos que pretendían tomar parte en los certámenes que se celebraban tras los grandes sacrificios o ceremonias religiosas.
Su lectura, aunque en ocasiones interesante, se hace demasiado pesada en los cuatro mejor conservados y demasiado superficial en el resto. Es, pues, sólo recomendable para los amantes de los mitos antiguos.
Nuestra edición es la traducción de Juan B. Bergua, que como verán usa los nombres latinos de las deidades.

La lista de cantos es:
- Fragmentos del himno a Baco.
Sénos propicio, Irafiota, apasionado por las mujeres; Los aedos te cantamos al empezar y al acabar nuestras invocaciones pues no es posible acordarse de los cantos sagrados y olvidarse de ti.
- A Ceres. Cuenta el rapto de su hija Perséfone por parte de Hades, mito sobre el acontecer de las estaciones que se adoraba ya en los misterios eleusinos: Dolida, la diosa recorre la tierra buscándola, para acabar refugiándose en la morada de Celeo, rey de Eleusis, y criando a su hijo. Irritada al ser descubierta, ordena que sea construido un templo, donde les mostrará los rituales para adorarla. No permite que broten las plantas durante mucho tiempo, hasta que el mismo Zeus se ve obligado a intervenir, obligando a Hades a devolverle a Perséfone. Sin embargo, le da de comer el fruto del granado, consiguiendo así que ella deba pasar una parte del año con él y dos con su madre. Siendo uno de los más largos, este canto se considera también el más antiguo, perteneciendo al siglo VII aC.
- Fragmentos del himno a Apolo. En realidad está casi completo, faltando sólo algunos versos. Por ejemplo, el primer texto faltante es una parte de la intervención de Delos en el diálogo con Leto, cuando ésta busca un lugar para el nacimiento de su hijo Apolo. Hera, celosa de ella, impide que aparezca su hija Ilitía (deidad de los partos), hasta que el resto de diosas envían a Iris en secreto a buscarla. A continuación se cantan las bendiciones de Delos, y la ascensión de Apolo al Olimpo en medio de una gran fiesta. Luego busca un lugar donde establecer un santuario, encontrándolo a los pies del monte Parnaso. La muerte del dragón Pito (la serpiente Pitón), es aprovechada para una larga digresión sobre el nacimiento de Tifón. Finalmente, Apolo toma una embarcación de gente de Cnosos y les ordena cuidar de su templo.
- Fragmentos del himno a Mercurio.
Mas cuando el deseo del poderoso Júpiter se hubo satisfecho y el décimo mes apareció en el cielo, la ninfa dio a luz y ocurrieron cosas notabilísimas, pues parió un hijo de multiforme ingenio, sagaz, astuto, ladrón, cuatrero de bueyes, príncipe de los sueños, espía nocturno, vigía y guardián de todas las puertas y que muy pronto había de hacer alarde de gloriosas hazañas ante los inmortales dioses.
Conservado casi por entero, este proemio nos cuenta el nacimiento de Hermes, y cómo construyó una cítara con el caparazón de una tortuga y robó los bueyes de Apolo. Éste lo arrastra para ver a Zeus, quien juzga que ambos busquen juntos a las vacas. Hermes conduce a Apolo hasta el lugar, y para escapar de su ira toca la cítara. Al mostrarse interesado, Hermes se la regala como ofrenda de paz. Quedan así como amigos los dos hijos de Zeus.
- Fragmentos de himnos a Venus. Afrodita infunde las pasiones en hombres y dioses, salvo en tres diosas que no ha subyugado: Atenea, Artemisa y Hestia. Zeus, a modo de venganza inspiró en su corazón el amor por el mortal Anquises. Bajo un engaño, convenciéndole de que es mortal y desea ser su esposa, yace con él.
Tendrás un hijo que reinará sobre los troyanos y de cuya estirpe nacerán muchos hijos. Su nombre será Eneas, a causa de la vergüenza que me causa el haber caído en el lecho de un mortal.
Luego la diosa recuerda a Ganímedes y Titón, del mismo linaje que Anquises y también amados por dioses.
- Fragmentos de otros himnos.
A Afrodita, Baco, Marte, Diana, Venus, Minerva, Juno, Ceres, La madre de los dioses, Hércules, Esculapio, los Dioscuros, Mercurio, Pan, Vulcano, Apolo, Neptuno, Júpiter, Hestia, las Musas y Apolo, Baco, Diana, Minerva, Hestia y Mercurio, la tierra, el sol, la luna, los Dioscuros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario