Estesícoro: resumen de sus obras I

Juegos en honor de Pelias
Este poema pertenece a la leyenda tesalia, que fue desde muy pronto puesta en conexión con la expedición de los argonautas. Según el mito, Pelias (tío de Jasón) arrebató el trono de Yolcos a su hermano Esón. Jasón regresó a su patria con el vellocino de oro, y Medea engañó a las hijas de Pelias para cocerle en un líquido mágico. Muerto su tío, Jasón celebró unos funerales en los que participaron todos los héroes de Grecia. El poema se conserva muy fragmentado, pero podemos leer versos sobre una carrera de carros, una boda, y victorias conseguidas por diversos héroes. Los Juegos serían la parte final, ya que el grueso del poema se centraba en mitos relacionados con los argonautas.

Gerioneida
Parece que nuestro autor puso de moda el relato que contaba cómo Heracles mata a Gerión tras robar su ganado (el décimo de sus Doce Trabajos). Lo original y curioso es que para Estesícoro el mundo de Occidente ha perdido su carácter fabuloso, siendo Tartesos el 'campo base' de la expedición de Heracles y (si los fragmentos se han interpretado correctamente) el lugar de nacimiento del pastor Euritión. Como Tetis a Aquiles en la Ilíada, la madre de Gerión (Calírroe, una de las Oceánides) le pide que desista de luchar, lo mismo que Menetes (pastor de Hades) antes que ella. En otra escena, Atenea pide a Poseidón que no intervenga a favor de su nieto. Heracles mata a Gerión con una flecha envenenada (con la sangre de la hidra) y con la clava, y luego regresa a Tirinto. Es el poema mejor conservado, y permite ver su estilo lento, con largos discursos y reminiscencias homéricas. De entre sus logros, destaca la humanización del monstruo, así como ser el documento literario más antiguo donde la Península Ibérica se entrelaza con el mito griego. Quizá la Escila fuera parte del poema, formando un episodio de la vuelta a casa del héroe.
... a través de las olas del mar profundo llegaron a la hermosa isla de los dioses, allí donde las Hespérides tienen su casa de oro.

Cazadores del Jabalí
Se centra en la caza por parte de Meleagro del jabalí que asolaba Calidón (en Etolia). Concluida la caza, se entabló una disputa entre los etolios y los curetes por los despojos del jabalí. En la Ilíada (canto IX) se nos cuenta que, tras matar a sus tíos y hacer enfurecer a su madre Altea, Meleagro se retiró de la lucha, aunque acabó salvando la ciudad; nada nos dice, sin embargo, del tizón ardiente unido a la duración de la vida del héroe. Del estesicóreo conservamos sólo tres fragmentos, uno muy breve del momento de la muerte del monstruo, parte de la lista de héroes participantes y el orden del posterior combate.

Cerbero
El último de los Doce Trabajos de Hércules fue capturar al perro infernal Cerbero, episodio ya aludido en el canto VIII de la Ilíada, muy difundido después (sobre todo en Esparta) y parodiado en las Ranas de Aristófanes. Los fragmentos que conservamos sólo contienen algunas palabras referidas al monstruo (de un ladrido sin fin), al Hades o a la muerte.

Erifila
El poema refiere la expedición de los Epígonos, los hijos de los Siete Jefes, contra Tebas, destacando entre ellos Alcmeón, que mata a su madre Erifila. Un único fragmento procede concretamente de esta historia, y cuatro de la expedición anterior, los Siete Jefes fallecidos ante los muros de Tebas, cuyo lazo de unión es precisamente quien da nombre al largo poema. La aportación de Estesícoro es la organización en torno a la mujer funesta, y un estilo lírico en el que destacan los discursos.
Así dijo la divina mujer, expresándose con dulces palabras para alejar de la querella en el palacio a sus hijos.

Destrucción de Troya
El poema deriva de la obra del mismo nombre de Arctino de Mileto, de la Pequeña Ilíada de Lesques de Mitilene y de una obra de Sácados de Argos (todas ellas perdidas, aunque dejaron huella en Virgilio y en Quinto de Esmirna). Los fragmentos que conservamos de Estesícoro hacen referencia a un discurso y un presagio sobre el fin de la guerra, a la construcción del caballo y a los aqueos saliendo del mismo, a la aparición del espectro de Aquiles, a la cautividad de las troyanas y a la salvación de Helena. Este poema influyó en los trágicos (sobre todo, Agamenón de Esquilo, Áyax de Sófocles, Troyanas y Hécuba de Eurípides) al iniciar el tema de las miserias de los vencidos y los abusos de los vencedores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada