Ilíada, canto tercero: Juramentos. Atalayando desde la muralla. Combate singular entre Alejandro y Menelao

Así como el Noto derrama en las cumbres de un monte la niebla, tan poco grata al pastor y más favorable que la noche para el ladrón, y sólo se ve el espacio a que alcanza una pedrada, así también una densa polvareda se levantaba bajo los pies de los que se ponían en marcha y atravesaban con gran presteza la llanura.
Paris sale de entre las filas de los troyanos, y Menelao intenta irle al encuentro. Héctor reprende a su hermano por echarse atrás, y éste propone un combate singular que termine la guerra. Menelao solicita preparar sacrificios para realizar los juramentos oportunos.
En la muralla, Helena, Príamo y los ancianos de Troya miran al campo. Se realizan los juramentos, y se enfrentan los héroes. Menelao vence claramente a Paris, pero finalmente aparece Afrodita para llevarse al troyano, y convence a Helena una vez más para yacer con él.
¡No me irrites, desgraciada! No sea que enojándome, te desampare; te aborrezco de modo tan extraordinario como hasta aquí te amé; ponga funestos odios entre teucros y dánaos, y tú perezcas de mala muerte.
En el campo de batalla, Agamenón anuncia la victoria de su hermano Menelao.
Mas tan pronto como salían de su pecho las palabras pronunciadas con voz sonora, como caen en invierno los copos de nieve, ningún mortal hubiese disputado con Ulises.

2 comentarios:

  1. entre quienes se hace el juramento y por que no entendi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como parte de las formalidades de la guerra griega, en Homero aparece este combate singular que decidirá, supuestamente, el destino del conflicto. Representantes de ambas partes realizan el juramento de retirarse en caso de que su guerrero resulte derrotado. Como puede verse en el siguiente episodio, los dioses tienen otros planes...

      Eliminar