Odisea, canto duodécimo: Las sirenas, Escila, Caribdis, las vacas del sol

Regresa la nave de Ulises a la isla de Circe, Eea. Descansan esa noche y, a la mañana siguiente, recogen el cadáver de Elpénor y le ofrecen exequias en la playa, erigiendo un túmulo.
Luego Circe le da consejos sobre las próximas dificultades: la forma de no escuchar a las sirenas, los monstruos que habitan en las rocas Erráticas, y los ganados de la isla de Trinacia, que debe dejar intactos.
Superan así con facilidad la isla de las sirenas. Cuando se aproximan a las monstruosas Escila y Caribdis, Ulises únicamente le dice al piloto que se aleje de la segunda, aunque sabe que eso será el fin de algunos compañeros, al ser atacados por las múltiples cabezas de Escila.
Llegan entonces a la isla del Sol, y Ulises ordena no detenerse allí. Pero Euríloco le increpa:
-Eres cruel, Ulises, disfrutas de vigor grandísimo, y tus miembros no se cansan, y debes de ser de hierro, ya que no permites a los tuyos, molidos de la fatiga y del sueño, tomar tierra en esta isla azotada por las olas, donde aparejaríamos una agradable cena, sino que les mandas que se alejen y durante la rápida noche anden a la ventura por el sombrío ponto.
Ulises les hace jurar que no tocarán los rebaños, pero una vez detenidos en la isla, los vientos no acompañan su salida. Tras un mes, Euríloco convence a sus compañeros, y tras realizar un sacrificio al Sol con sus propias vacas, prueban su carne.
Aparecen, por primera vez en el relato contado por Ulises, los dioses como personajes (el Sol y Zeus). El recurso es resuelto al decir el héroe que esto se lo contó Calipso, quien lo había escuchado a Hermes.
Tras siete días, los vientos amainan y echan la nave al agua. Pero poco después, una tormenta liberada por Zeus hace caer un rayo sobre la embarcación. El único superviviente es Ulises, quien tras pasar de nuevo junto a Escila y estar a la deriva nueve días, llega a la isla de Calipso.
Se resuelve así todo el embrollo temporal, y a partir de este punto la narración será lineal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada